Eldorado Manifesto

Logo Eldorado pequeño

 

Tanta fe se tiene en lo audiovisual, en el vídeo en su forma más precaria, en el vídeo improvisado, naturalmente, que la fe acaba por extinguirse y el mensaje por desaparecer en la cascada de publicaciones audiovisuales que se precipitan en las redes. El hombre y la mujer, como las corporaciones, necesitados, obligados a comunicar los contenidos que en cada caso les competen, aun siendo soñadores sin remedio se descubren destinados a hacer uso de herramientas vulgares, irreflexivas, mediocres, olvidables, pues están sometidos a los quehaceres diarios que les determinan a comunicar por medio de instrumentos que no siempre dominan, entre ellos el vídeo, y que al mismo tiempo les impiden producir documentos audiovisuales que merezcan la pena, que cumplan su cometido, que sirvan para algo. Este singular estado de cosas nos induce a hacer algunas reflexiones, a nuestro juicio, oportunas:

  1. Dentro de los límites en que se produce (o nos creemos que se produce), el vídeo ha de ser un documento continuo, con trazas de exigir una organización o estructura. Por eso queremos cantar al amor al peligro en los planteamientos, al hábito de la energía en dedicarle el tiempo y el esfuerzo que se requiere en cada caso, a la temeridad de no resignarse a hacer una y otra vez lo mismo, y cuando esto es inevitable, hacerlo de la manera más digna y elegante posible.
  2. Volvemos, una vez más, al estado de brainstorming o desarrollo creativo de un proyecto. Estamos obligados a considerar como un fenómeno de interferencia el hecho de que se inmiscuyan en su aplicación los que no tienen la menor experiencia de cómo aplicar ideas creativas al desarrollo de la producción de un vídeo. El coraje, la audacia y la rebeldía serán elementos esenciales de nuestras propuestas.
  3. El trabajo audiovisual es un trabajo en equipo. Sabemos que hay grandes, geniales y solitarios productores de piezas audiovisuales de ensueño. También hay una miríada de advenedizos empeñados en hacerse pasar por lo que no son, junto a una marabunta de intermediarios que no hacen sino estropear todo lo que tocan. Sin embargo, cuando se tiene la voluntad de llegar a buen puerto y no solamente de llenarse los bolsillos, complicando de paso cualquier fase del proceso, todo viene a resultar de un facilidad sorprendente: facilidad en el trabajo intenso y concienzudo. Nosotros queremos exaltar el trabajo bien hecho, la dedicación que sea precisa, el cuidado unido al respeto a los tiempos de entrega, ofreciendo esta actitud como un salto mortal frente a los papanatismos habituales en el medio, a los que les dedicamos cariñosamente desde aquí una bofetada y un tartazo.
  4. La conclusión 74 del manifiesto Cluetrain (1999) dice así: We are inmune to advertising. Just forget it. ¿Nos hemos dados por enterados? ¿Se ha dado alguien por enterado? ¿Quién se ha dado cuenta de que en este texto hemos seguido, a veces casi al pie de la letra, los manifiestos del Futurismo y del Surrealismo? ¿Quién juega todavía a estos juegos? Pero Heráclito veía reflejado en el cosmos el juego de un niño. Mientras no aprendamos a jugar con los contenidos, seguiremos siendo aburridos. Sólo jugando volveremos a la seriedad necesaria para comunicar lo que queremos comunicar, y hacerlo de modo que no tomemos al espectador, al usuario, al cliente, por estúpido. La honestidad es aquí fundamental. Andarse con subterfugios, con fuegos artificiales, con pretenciosidades inútiles, es únicamente el más claro indicio de que no se tiene nada que decir. Contra la persuasión: sinceridad. Frente a la propaganda: humildad. Ante la publicidad: limpieza.
  5. Nosotros mismos somos conscientes de que muy pocas veces hemos conseguido representar a la perfección, siquiera honorablemente, estos valores, pero queremos hacerlo, aspiramos a hacerlo, y queremos invitar a trabajar con nosotros a todos los que sientan que los comparten. Basta de arrojar basura mediática al éter cibernético. Un vídeo corto, directo y sencillo (con todo, la antítesis de eso que hoy se llama “píldora”) es más efectivo que La Guerra de las Galaxias.

Ya durante demasiado tiempo ha sido España un mercado de antiguallas vulgares, banales y conservadoras. Nosotros queremos liberarla de los vídeos promocionales que no promocionan absolutamente nada, y contar historias, simples historias, dirigidas a aquellos para los que han sido pensadas. Eldorado Entertainment querría ser no la productora, pero sí una de las mejores productoras capaces de ofrecer a sus clientes y colaboradores la oportunidad de poner a disposición de sus audiencias toda la información que estiman relevante para ellas, de la forma más adecuada y efectiva. Y para conseguirlo, haremos uso de todas las herramientas de la comunicación audiovisual, la producción, la realización y demás técnicas que son sino eso, técnicas, medios, caminos que cruzan y se entrecruzan en relación y referencia a los lugares que son los que cuentan. Que cuentan historias.

El equipo de Eldorado Entertainment

Share This: